viernes, 26 de diciembre de 2008

¿DONDE ESTARAN LAS CESTAS DE NAVIDAD?





















La navidad va transcurriendo con bastante normalidad, incluso en los días previos, el
di ambular de las personas, bolsa en mano, se suceden recordándonos que la navidad del 2008 ya está aquí. Los centros comerciales pródigos en la imagen navideña más consumista nos invitan a pasar y a comprar sus artículos, este año con el cartel de "Rebajas", adelantadas por las razones que todos sabemos. Como no podia ser de otra forma, en la tarde del martes aproveche las últimas horas comerciales para comprar los detalles con los que un poco más tarde conquistaría al gran número de comensales que compartieron la cena de noche buena. Después de escasos minutos pensé que uno de los regalos más prácticos y acertados este año podían ser unas zapatillas de andar por casa, las conocidas zapatillas de paño. Mi decisión fundamentada en las pocas salidas nocturnas que previsiblemente se lleven a cabo en el año venidero deberían de ir complementadas por las estancia placentera en la mesa camilla con las enaguas sustentadas en los hombros a modo de poncho andino. Y es que la cosa se preve que no vamos a estar ni para salir a tomar una cerveza.
Este año las tradicionales cestas de navidad han sido el prólogo de lo que está por venir. Mermadas y en otras ocasiones sustituidas, las clásicas cestas navideñas han dado paso a una proliferación de tarjetas navideñas de paisajes polares e incluso del clásico reno y papa noé, aunque las más estilizadas y con más glamur, una vez más han sido las institucionales, con esos rincones andaluces y esas frases rebuscadas de filósofos anónimos que nunca hubieran pensado que sus ideas y reflexiones podían estamparse detrás de un árbol con guirnaldas de colores chillones. Cést la vide.

1 comentario:

mari toñi dijo...

Cuando llegan estas fechas, los empresarios ya empiezan a ir solicitando las cestas de navidad para tenerlas preparadas. Es un detalle muy bonito que se agradece mucho.